GAME OF THRONES explotó los temores a la revolución y a las mujeres en la política — y no nos dejó mejor que antes, por Slavoj Žižek

Entonces la justicia prevaleció, pero ¿qué tipo de justicia?

La última temporada de Game of Thrones provocó protestas públicas y culminó en una petición (firmada por casi un millón de espectadores indignados) para descalificar toda la temporada y volver a grabar una nueva. La ferocidad del debate es en sí mismo una prueba de que los intereses ideológicos deben ser altos.

La insatisfacción se destapó en un par de puntos: mal argumento (bajo la presión de terminar rápidamente la serie, se simplificó la complejidad de la narrativa), mala psicología (el giro de Daenerys a “Mad Queen” no se justificó por el desarrollo de su personaje), etc.

Una de las pocas voces inteligentes en el debate fue la del autor Stephen King, quien notó que la insatisfacción no fue generada por el mal final sino por el hecho mismo del final. En nuestra época de series, que en principio podrían durar indefinidamente, la idea de un cierre narrativo se vuelve intolerable.

Es cierto que, en el desenlace rápido de la serie, se impone una lógica extraña, una lógica que no viola la psicología creíble sino las presuposiciones narrativas de una serie de televisión. En la última temporada, es simplemente la preparación para una batalla, el luto y la destrucción después de la batalla, y del luchador mismo en toda su falta de significado — mucho más realista para mí que las tramas melodramáticas góticas habituales.

La temporada ocho plantea tres luchas consecutivas. La primera es entre la humanidad y los inhumanos “Otros” (el Ejército de Caminantes Blancos dirigido por el Rey de la Noche); entre los dos grupos principales de humanos (los malvados Lannister y la coalición contra ellos liderados por Daenerys y los Stark); y el conflicto interno entre Daenerys y los Stark.

Esta es la razón por la que las batallas en la octava temporada siguen un camino lógico desde una oposición externa a la división interna: la derrota del inhumano Ejército de la Noche, la derrota de los Lannister y la destrucción de Desembarco del Rey; la última lucha entre los Stark y Daenerys: en última instancia, entre la nobleza tradicional “buena” (Stark) que protege fielmente a sus súbditos de los malos tiranos, y Daenerys como un nuevo tipo de líder fuerte, una especie de bonapartista progresista que actúa en nombre de los desfavorecidos.

Por lo tanto, lo que está en juego en el conflicto final es: ¿debería la revuelta contra la tiranía ser solo una lucha por el retorno de una vieja versión más amable del mismo orden jerárquico, o debería convertirse en la búsqueda de un nuevo orden necesario?

El final combina el rechazo de un cambio radical con un antiguo motivo anti-feminista en el trabajo en Wagner. Para Wagner, no hay nada más desagradable que una mujer que interviene en la vida política, impulsada por el deseo de poder. En contraste con la ambición masculina, una mujer quiere poder para promover sus propios intereses familiares o, lo que es peor, su capricho personal, incapaz de percibir la dimensión universal de la política estatal.

La misma feminidad que, dentro del círculo cercano de la vida familiar, es el poder del amor protector, se convierte en un frenesí obsceno cuando se muestra al nivel de los asuntos públicos y estatales. Recordemos el punto más bajo en el diálogo de Game of Thrones cuando Daenerys le dice a Jon que si él no puede amarla como a una reina, entonces el miedo debería reinar: el motivo vergonzoso y vulgar de una mujer insatisfecha sexualmente que explota en una furia destructiva.

Pero —ahora vamos a morder nuestra manzana agria — ¿qué pasa con los arrebatos asesinos de Daenerys? ¿Puede el asesinato despiadado de miles de ciudadanos comunes en Desembarco del Rey realmente ser justificado como un paso necesario hacia la libertad universal? En este punto, debemos recordar que el escenario fue escrito por dos hombres.

Daenerys, como la Reina Loca es estrictamente una fantasía masculina, por lo que los críticos tenían razón cuando señalaron que su descenso a la locura no estaba justificado psicológicamente. La imagen de Daenerys con una expresión furiosa volando sobre un dragón con casas y personas en llamas expresa una ideología patriarcal con el temor a una mujer política fuerte.

El destino final de las mujeres líderes en Game of Thrones corresponde a estas coordenadas. Incluso si la buena Daenerys gana y destruye a Cercei la mala, el poder la corrompe. Arya (quien los salvó a todos matando ella sola al Rey de la Noche) también desaparece, navegando hacia el Oeste del Oeste (como si fuera a colonizar América).

La que permanece (como la reina del reino autónomo del Norte) es Sansa, un tipo de mujer amada por el capitalismo actual: combina la suavidad y la comprensión femeninas con una buena dosis de intriga, y por lo tanto se ajusta perfectamente a las nuevas relaciones de poder. Esta marginación de las mujeres es un momento clave de la lección general liberal-conservadora del final: las revoluciones tienen que salir mal, traen nueva tiranía o, como Jon dijo a Daenerys:

“Las personas que te siguen saben que hiciste que sucediera algo imposible. Tal vez eso les ayude a creer que puedes hacer que sucedan otras cosas imposibles: construir un mundo diferente a la mierda que siempre han conocido. Pero si usas dragones para derretir castillos y quemar ciudades, no eres diferente”.

En consecuencia, Jon mata por amor (salvando a la maldita mujer de sí misma, como dice la vieja fórmula machista-chovinista) al único agente social de la serie que realmente luchó por algo nuevo, por un mundo nuevo que acabaría con las viejas injusticias.

Entonces la justicia prevaleció, pero ¿qué tipo de justicia? El nuevo rey es Bran: lisiado, omnisciente, que no quiere nada, con la evocación de la insípida sabiduría de que los mejores gobernantes son aquellos que no quieren el poder. Una risa desdeñosa que se produce cuando una de las nuevas élites propone una selección más democrática del rey lo dice todo.

Y uno no puede dejar de notar que aquellos fieles a Daenerys hasta el final son más diversos (su comandante militar es negro), mientras que los nuevos gobernantes son claramente nórdicos blancos. La reina radical que quería más libertad para todos, independientemente de su posición social y raza es eliminada, las cosas vuelven a la normalidad.


Extraído de Independent: Game of Thrones tapped into fears of revolution and political women – and left us no better off than before, writes Slavoj Žižek

Traducción y adaptación de Odeen Rocha para El Libro Vakero, mayo 2019.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: