Eh, Molly

¿Cuántas cosas podían suceder en menos de un segundo, con una mirada y mientras Molly Ringwald se mordía los labios?…