Microcuentos para lectores con prisa VI

Juegos de altura La rayuela es el avioncito en el que Cortázar llegó al cielo hace veintiocho años. Entrecomillas A veces, cuando me inspiro, pienso en citar a Borges, pero dudo mucho que venga. La historia sin fin La única película que nunca termina de ver Duncan McClaud es “Los Diez Mandamientos". Favor de cerrar... Leer más →

Historia de la locochona

— ¿La locochona hace guau? —dijo el profesor Aveparda mirando al recién llegado como si fuera un extraterrestre. —No es un perro, en todo caso —replicó Thoor Charro, que no era un alien, por cierto—; es shubidubi, de gusto sabrosón y medio sicodelicote. —Me encanta —dijo el profesor Aveparda—. ¿Dónde se compra? —En el bazar... Leer más →

Doble vista

El señor Pock salió de su casa a las 6 en punto, con rumbo al norte. Usaba su pantalón caqui, camisa sobria y corbata oscura apeluchada. Katy salió de su casa a las 6:15, con rumbo al sur, usando su falda a cuadros favorita y una blusa con la batiseñal. Los dos, sin conocerse, iban... Leer más →

Número equivocado

Hacía un buen tiempo que Paul había decidido desconectar su teléfono. Parecía no tener remedio que cada vez que sonaba pidieran hablar con personas que no vivían en su casa y que jamás había visto en su vida. Un domingo, justo al medio día, alguien tocó a su puerta. — ¿Sí? —Señor, Quinn, qué alivio... Leer más →

El secreto sagrado

—Aquí, en el Vaticano, Eminencia, lo que no es sagrado es secreto. —Pero ahora soy el papa. Esos secretos deberían serme revelados, ¿o estoy equivocado? —Está equivocado, aunque le revelaremos uno: la Iglesia está manejada por extraterrestres. —Ah, comprendo. ¿Usted es uno de ellos? —Correcto —¿De dónde, si se puede saber? —De un pequeño planeta... Leer más →

Treinta y dos de surtida

Este año me he cansado de comer. De darme gusto con las cosas ricas que amablemente ponen frente a mí, ya sea preparadas cariñosamente para el consumo y compañía de este su servidor o el de las hamburguesas o tacos de los puestos de confianza. Y el cansancio es pura metáfora, claro, de eso dudo... Leer más →

Wonder Bra makes Wonder Woman

Hace mucho tiempo que las personas dejaron de ir a votar o de freír un trozo de carne con una buena sonrisa en los labios. La salivación previa a una cena se convirtió en una rara joya desde que los programas donde los chefs mostraban sus platillos fueron prohibidos por las emperatrices mundiales. Ya saben,... Leer más →

Seven

I Cuando el diamante se posó en el zurco se escuchó la detonación. Su gesto se torció y lanzó un grito ahogado. II Ella miraba desde el rincón mordiendo delicadamente su labio inferior: por fin se había deshecho del bastardo. III La melodía, sobria y sensual, sonó solitaria, como cuidando celosamente el cuerpo sin vida.... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora