Sobre ser poeta

Cuando me preguntan si me considero “un poeta”, siempre digo que no. Y es sencilla en verdad esa respuesta.

Anuncios

Una especie de memoria descontinuada

Tormentas, granizos inesperados, inundaciones sorpresa, la increíble capacidad de esta ciudad para ser destruida y destruirse a sí misma, las placas tectónicas que nos recuerdan la pequeñez de la voluntad humana, la salvaje y al parecer inexpugnable amargura de la vida adulta después de los 35; estoicamente combatida con la brisa fresca de revivir la... Leer más →

Lo que odio de ser adulto

Regreso a este Libro Vakero, después de más de un año de sequía, a registrar lo que espero sea una serie de textos donde plasme las cosas que odio de la adultez de un mejicano promedio de mediana clase tirándole a baja —suspendido en ese limbo de la clase trabajadora que aún puede darse ciertos... Leer más →

Mundo Target

Tantas horas de relativa felicidad que pasamos en estos elaborados puntos de engorde, dentro de edificios que practican una suerte de ensayo de suicidio —donde aparentan estar cayéndose a pedazos pero en realidad son fachada para sustentar el regateo empresarial— montando estrategias que nos permitirán salir de vacaciones un par de veces el próximo año,... Leer más →

Divagaciones sobre ondas literarias I

    En estos tiempos ¿quién necesita que alguna secretaría de cultura le haga el paro para publicar algo? No creo que haya necesidad de irse a arrastrar a ver si ahí los burócratas —que difícilmente leen medio libro al año— le hacen a uno el “favor”. La calidad de lo escrito se mejora practicando,... Leer más →

Cuando sea grande

De chico uno quiere ser bombero, o policía o astronauta. Se te ocurren profesiones que has visto en la tele y te emociona imaginar que bajas del tubo de la Estación o que patrullas las calles con gorra de policía y un arma a la cintura. Astronauta ni se diga: te quieres poner cualquier cosa... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora